Los desafíos relacionados con el alojamiento de su sitio web

Los desafíos relacionados con el alojamiento de tu sitio web

¿Te estás embarcando en la creación de un sitio web para dar a conocer tu actividad y tus servicios? Por lo tanto, debes elegir un alojamiento adecuado. Antes de hacer tu elección, hazte algunas preguntas esenciales. Las respuestas te ayudarán a elegir la oferta que mejor se adapte a tus necesidades. Veamos juntos: ¿Qué sentido tiene alojar un sitio web? ¿Cuáles son las diferentes soluciones para alojar un sitio? ¿Con qué criterio hacer tu elección?

¿Para qué se utiliza el alojamiento web? Problemas y definición

¿Qué es el alojamiento de un sitio?

Cuando hablamos de «alojamiento de sitios web«, nos referimos a una solución técnica que permite almacenar los datos y archivos asociados a un sitio web (imágenes, textos, diseño, videos, etc.) dentro de una carpeta «raíz». «, En una «base de datos». Estos datos se almacenan en servidores (conectados permanentemente a Internet), en cierto modo los ordenadores en los que se alojan los sitios web. Los servidores cumplen unas características técnicas muy específicas y generalmente son gestionados por un servidor web (empresa propietaria de los servidores).

Gracias a este servicio de alojamiento, tu sitio web está siempre accesible, sea cual sea el día y la hora. Tómate el tiempo para comparar las diferentes ofertas según tus necesidades.

Impacto en el rendimiento del sitio

Varios elementos relacionados con el alojamiento tendrán un impacto en el rendimiento de tu sitio, en particular el criterio  de la velocidad de carga de la página, que es muy importante. Este elemento es tenido en cuenta por Google en SEO. Debes cuidar este criterio y elegir un tipo de hosting que pueda optimizar la velocidad de carga.

¿Por qué utilizar hosting profesional?

No tienes ni suficientes máquinas potentes ni suficientes habilidades técnicas dentro de tus equipos. Entonces es necesario el uso de un host profesional para almacenar los elementos de tu sitio web en máquinas potentes y confiables, asociadas con conexiones a Internet muy rápidas. También tendrás atención al cliente.

Las diferentes soluciones de alojamiento web

Infórmate de los 4 tipos principales de alojamiento. Considéralos en función de tus necesidades actuales y futuras.

1. Alojamiento compartido

En este caso, tu página web se almacena en un servidor que comparte con otras páginas. Una gran cantidad de conexiones a una web puede afectar la velocidad de los otros sitios. Sin embargo, si crees que tu sitio tendrá menos de 10,000 visitantes por mes, esta es una gran solución.

2. Alojamiento en un servidor dedicado

Ya sea alquilado o comprado, el servidor dedicado te permite estar solo. Te beneficias de todo su poder e incluso puedes alojar varios sitios en este servidor. Si planeas tener más de 10,000 visitas por mes o si es una gran empresa, tienes que optar por esta solución.

3. Servidor VPS (servidor privado virtual)

El servidor VPS ofrece beneficios similares a los de un servidor dedicado, pero a un costo menor. Desde un mismo servidor físico, creamos varios servidores virtuales. Si dudas entre un servidor dedicado o un servidor compartido, entonces el servidor VPS es una buena elección.

4. Alojamiento en la nube

La nube es una buena solución si crees que tus necesidades cambiarán con el tiempo, ya que es flexible. A continuación, puedes cambiar el tamaño de tu servidor. En caso de fallo, con el alojamiento en la nube, otros servidores intervienen para hacerse cargo y garantizar que tu página sea siempre accesible (a diferencia de otras soluciones que dependen de un solo servidor).

4 criterios imprescindibles a tener en cuenta a la hora de elegir un alojamiento web

Antes de elegir un proveedor de alojamiento web, revisa algunos criterios importantes.

1. Seguridad y certificado SSL

Los datos relacionados con tu página web son valiosos, debes de estar atento a las recomendaciones de seguridad ya que proporcionan protección contra intentos de piratería. El anfitrión debe ofrecerte un certificado SSL. Concretamente, la URL de tu sitio comenzará con «https: //» y tus visitantes verán un pequeño candado en la barra de direcciones de tu navegador. Esta es una protección real.

2. Calidad del ancho de banda

¿Puedes estimar aproximadamente el número de visitas a tu sitio web? Como parte de un sitio de comercio electrónico, el ancho de banda debe poder soportar «picos» de conexión (por ejemplo, durante los períodos de ventas). Comprueba si el host ofrece acceso ilimitado al ancho de banda.

3. Capacidad de almacenamiento

Cuando eliges el alojamiento, estás optando por una cierta cantidad de datos asociados con tu sitio. Este espacio de almacenamiento depende del tamaño del sitio y del número de páginas. También tienes que dejar espacio para las copias de seguridad.

Por supuesto, el espacio de almacenamiento se puede ajustar para satisfacer tus necesidades y cómo crece tu sitio, pero también puedes escribir desde el principio.

4. Calidad del servicio al cliente y la asistencia técnica

No importa en qué industria te encuentres, no puedes darte el lujo de dejar tu sitio fuera de línea por mucho tiempo. En el caso de un problema relacionado con el alojamiento, el soporte técnico de tu anfitrión debe ser particularmente receptivo. Tu actividad y tu notoriedad dependen de ello.

Antes de elegir tu proveedor de alojamiento web, evalúa tus necesidades y compara las ofertas. El mejor alojamiento es el que se adapta a tus limitaciones y sus realidades.

COMPARTIR ESTA PUBLICACION

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email