Cómo funciona el alojamiento de un sitio web

¿Cómo funciona el alojamiento de un sitio web?

Crear un sitio web es un proceso fácil de hacer sin entender todos los trucos. Desde el nombre de dominio hasta el sitio que se hace público, para que Google pueda referirse a él y el público pueda tener acceso a él, son sólo pasos de configuración y preparación que se siguen con relativa facilidad. Pero para aquellos que quieren entender cómo funciona este proceso con mayor precisión, surge una pregunta: ¿Qué es exactamente el alojamiento web?

El alojamiento web es necesario para la creación de tu sitio

Para entender el alojamiento web, necesitas entender cómo funciona Internet en general. Los sitios web que visitas, todas las imágenes, vídeos y cualquier otro archivo que puedas ver o descargar, se almacenan en un servidor físico. La ubicación de este servidor depende del archivo que estés viendo: los sitios de transmisión de vídeo a menudo tienen su propio servidor de almacenamiento de vídeo, que pueden mantener ellos mismos, mientras que otros sitios utilizan un anfitrión web. Todos los sitios y blogs con sellos de WordPress, Wix o Webself suelen almacenarse en los servidores de estas empresas, independientemente de quién cree el sitio.

En resumen, para crear tu sitio, necesitas aprovechar el alojamiento web, que te permitirá hacer una copia de seguridad de tus datos en un espacio de almacenamiento. Por lo tanto, es un paso esencial en la creación de dicho sitio, porque el servidor de almacenamiento debe permanecer permanentemente encendido, de lo contrario tu sitio no será accesible constantemente. Por ello, muchos usuarios deciden suscribirse a un servicio de alojamiento web para que su sitio sea accesible en cualquier momento del día sin tener que ocuparse ellos mismos de ello y poder responder a todas las solicitudes de los usuarios.

En resumen, cada vez que alguien intenta acceder a tu sitio, incluyéndote a ti mismo, o hace clic en un enlace a una página de tu sitio, envía una solicitud al servidor. El servidor procesa la solicitud y luego envía la página o el vídeo solicitado en respuesta, a menos que haya un error. Las solicitudes sólo pueden ser procesadas cuando el servidor está encendido y tu sitio está activo.

Los servicios que puede proporcionar un anfitrión de la web

El alojamiento web no se limita a almacenar tu sitio. Es posible que un sitio web necesite gestionar un gran número de visitantes a la vez, especialmente en determinadas épocas del año o en ciertos momentos del día. Sin embargo, cada uno de estos visitantes envían solicitudes, que deben ser gestionadas de manera única. Por lo tanto, el poder del servidor entra en juego para evitar el colapso total de tu sitio que requerirá un reiniciado manual. Los servidores más potentes, rápidos y con mayor capacidad de respuesta son más baratos cuando se contrata una suscripción de alojamiento web.

Además, al contratar una suscripción de alojamiento web, podrás beneficiarte de un servicio de mantenimiento de tu sitio, mediante actualizaciones periódicas de los protocolos de seguridad, por ejemplo, a fin de evitar las violaciones de la seguridad de las que algunas personas  malintencionadas podrían aprovecharse.

 Esta acción se hace aún más necesaria si tu sitio recoge información privada de los usuarios, para no contravenir el reglamento de la RGPD, o si tu sitio ofrece a los posibles clientes registrar su información bancaria.

¿Cómo elegir un buen alojamiento web?

Hay varios criterios para elegir el alojamiento web.

Varios tipos de alojamiento web

Por ejemplo, algunos proveedores de hospedaje ofrecerán varios tipos de hospedaje: hospedaje compartido, hospedaje dedicado y en la nube. En el primer caso, compartes un servidor con otros sitios, lo que significa que si hay demasiadas solicitudes de uno de estos sitios pueden afectar la velocidad de los otros, mientras que en el segundo caso,  estás solo en tu servidor y por lo tanto puedes aprovechar toda la potencia del servidor en todo momento o alojar varios de tus sitios en el mismo servidor. La Nube, por otro lado, permite tener un servidor virtual que puede ser redimensionado de acuerdo a tus necesidades.

Integración del CMS

Luego viene la posibilidad de usar un CMS, o sistema de gestión de contenidos en francés. Si deseas poder integrar tu propio CMS en tu sitio, tendrás que encontrar una empresa de alojamiento web que lo ofrezca como opción. Otros proveedores de hospedaje te ofrecerán el CMS más popular para que no tengas que desarrollar tus propias herramientas.

Rendimiento y espacio en disco

Dependiendo del tipo de sitio que desees crear, no tendrá los mismos requerimientos de energía. Un pequeño blog dirigido a un público limitado no debería generar tanto tráfico como un sitio de comercio electrónico, por ejemplo.

Seguridad y apoyo técnico

Como se ha especificado anteriormente, un soporte técnico de tu alojamiento web permite reforzar la seguridad de tu sitio. Pero este no es el único aspecto mejorado por el apoyo técnico. También se puede mejorar la capacidad de respuesta y la eficiencia de tu sitio, y se puede evitar la pérdida de velocidad.

Haz una copia de seguridad de tus datos y evitarás decepciones

La última característica que se propone a menudo en el alojamiento web,  es la copia de seguridad automática de tus datos en versiones antiguas. Gracias a esta función, podrás simplemente recargar una versión anterior de tus datos en cualquier momento que desees.

COMPARTA ESTE POST

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email